DE CINE BIOGRAFÍAS Paul Newman, un 26 de enero de 1925




Paul Leonard Newman, conocido artísticamente como Paul Newman nació en Shaker HeightsEstados Unidos, un 26 de enero de 1925. Su madre era Terézia Fecková católica de raíces húngaras y su padre Arthur Samuel Newman, estadounidense judío, hijo de emigrantes húngaros y polacos, dueño de una próspera tienda de artículos deportivos en Cleveland.
Cursa sus estudios elementales en la "Malvern School" y en la "Shaker Heights High School". En 1942 ingresa en el Kenyon College Universitario y al año siguiente se alista en la Armada de los Estados Unidos.  Cumplió el servicio militar entre 1943 y 1945, en las bases de Okinawa y Guam. Tras servir en la Armada de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, volvió a Kenyon, donde se graduó en Ciencias Económicas y perteneció al equipo de fútbol americano. Formó parte de una compañía de teatro de Illinois la Woodstock Player´s donde trabajaba la que sería su primera esposa, Jacqueline White, madre de tres de sus hijos, Scott, Susan y Stephanie y de quien se divorció en 1958, tras nueve años de matrimonio.
Con su primera mujer y su hijo 

Posteriormente estudió artes escénicas en Yale con una beca del ejército y el método Stanislavski en el Actor's Studio, como oyente, durante una década.







Poco tiempo después de divorciarse de Jackie, se casa con la actriz Joanne Woodward en 
Las Vegas en 1958, a la que había conocido en el Actor´s Studio y quien sería su compañera
hasta el final. 
Con ella tuvo tres hijos: Eleanor, Melissa y Claire.



Newman con sus hijas Lissy and Nell en 1965

Newman con sus hijas Lissy and Clea in 1995

Tras varios papeles de extra, figurante esporádico y secundario con poco papel en varias series de la televisión norteamericana (Suspenseen 1949, The Web en 1952), prueba suerte en el cine. 

Su primera película fue The Silver Chalice (El cáliz de plata 1954), de Víctor Saville, cinta bíblica de lujosa producción y regulares resultados a nivel de crítica y público en su estreno, donde compartía cartel con Pier Angeli y Virginia Mayo. Fue descrita por el propio Newman como «la peor película de la década».
Su primer éxito le llegó dos años después con un film de enorme repercusión a nivel internacional: Somebody Up There Likes Me (Marcado por el odio 1956) , de Robert Wise, en el que encarnó al boxeador Rocky Graziano en un papel al que también optaba Steve McQueen, y brillaba con una interpretación bastante notable al lado de dos jovencísimos Pier Angeli y Sal Mineo.

Ese mismo año logra destacar en un film de ambiente judicial basado en una obra teatral que se apunta al éxito de Traidor en el infierno, de Billy Wilder: se trata de la notable The Rack (Traidor a su patria 1956) de Arnold Laven, donde Newman trabaja con Walter Pidgeon y Wendell Corey en una trama de traiciones en el ámbito del espionaje militar. 
En 1957 repite con el director Robert Wise en un melodrama criminal donde comparte cartel con dos bellísimas Joan Fontaine y Jean Simmons: se trata de Until they sail (Mujeres culpables, 1957) en su momento no estrenada en cines en Europa pese a su indudable atractivo. 
Ese mismo año estrena la biografía musical de la cantante Helen Morgan (quien luchó por salir del alcoholismo estando en la cumbre de su carrera) titulada The Helen Morgan Story (Para ella un solo hombre 1957), de Michael Curtiz al lado de la recordada actriz Ann Blyth.
Tras esta cinta, Newman rueda Cat on a Hot Tin Roof (La gata sobre el tejado de zinc 1958), de Richard Brooks, adaptación de la espléndida obra teatral de Tennessee Williams que marcó toda una época y que pone al actor en el "mapa" de la industria cinematográfica estadounidense por su impecable encarnación del atormentado hijo de un rico empresario enfermo, por su perfecta química en pantalla con una turbadora Elizabeth Taylor, y por no dejarse robar ningún plano frente a característicos del talento de Burl Ives o Jack Carson 


The Left Handed Gun (El zurdo 1958), de Arthur Penn, revisión desmitificadora del legendario Billy the Kid que sólo triunfó en Europa, pero que es considerada película de culto, donde el actor realiza una composición bastante acertada.
The Long, Hot Summer (El largo y cálido verano 1958), drama sureño basado en El Villorrio, de William Faulkner, y de generoso presupuesto, donde Newman trabaja por primera vez con Martin Ritt -uno de sus directores favoritos y cómplice de buena parte de su carrera profesional- y con la bella Joanne Woodward, que acababa de ganar el Óscar a la mejor actriz dramática por una memorable interpretación de mujer con desdoblamiento de personalidad en el clásico Las tres caras de Eva (1957, de Nunnally Johnson), de la que se enamora, además de compartir secuencias con sólidos compañeros como Orson WellesTony FranciosaAngela Lansbury y Lee Remick.


Rally Round The Flag, Boys! (Un marido en apuros 1958), de Leo McCarey, comedia fresca y agradable pero no muy redonda, no especialmente recordada hoy, a no ser por la presencia de una exuberante Joan Collins.
En 1959 estrena una historia equilibrada aunque poco vista sobre las presiones de la alta sociedad conservadora, en el personaje de un abogado joven y talentoso que lucha por abrirse camino, con el inevitable conflicto de amor, y para los seguidores del cine de tribunales, el desenlace electrizante en un juicio final breve e inesperado The Young Philadelphians (La ciudad frente a mí 1959), de Vincent Sherman, basada en la novela The Philadelphian de Richard P. Powell
Al año siguiente vuelve a trabajar con Joanne Woodward en un melodrama de relieve aunque mediano éxito comercial From The Terrace (Desde la terraza 1960), de Mark Robson, en el que ambos coinciden con Myrna Loy y Peter Lawford
No obstante, vuelve a dar en la diana cuando entra en el reparto de una de las superproducciones más costosas y famosas de la historia: la adaptación del best seller de Leon Uris Éxodo (1960), que produce y dirige el célebre cineasta Otto Preminger. Aunque tachada de sionista por algunos, la cinta logra recrear en parte la realidad de la creación del Estado de Israel tras la 2ª Guerra Mundial, y cuenta con inolvidable reparto: Eva Marie SaintRalph Richardson y Sal Mineo, entre otros.
El año 1961 parece dar un revés a la joven estrella, al estrenar dos cintas que pasan sin pena ni gloria: por un lado, la célebre pero en su momento algo incomprendida The Hustler (El buscavidas 1961), de Robert Rossen, una de las mejores muestras del llamado "cine de perdedores" en la que tanto Newman como Piper LaurieGeorge C. Scott y Jackie Gleason logran magistrales actuaciones

Por el otro, su segundo film con Martin Ritt, donde encarna a un joven músico de jazz que viaja a París con un compañero (Sidney Poitier) y ve actuar al mismísimo Louis Armstrong: Paris Blues (Un día volveré 1961), film de poca solidez narrativa y dramática pero que conserva cierto encanto. 
Pero, desde 1962 en adelante, Newman va encadenando un éxito tras otro, en títulos destacados como Sweet Bird of Youth (Dulce pájaro de juventud 1962) nueva adaptación de Tennessee Williams que supone para Newman reencontrarse con el gran director y guionista Richard Brooks y que, pese a las imposiciones de la censura norteamericana para con el texto original, le permite ofrecer una de sus mejores interpretaciones, sin desmerecer a sus compañeros de reparto entre los que sobresalen Shirley KnightGeraldine Page y Ed Begley.


Hemingway's Adventures of a Young Man (Cuando se tienen veinte años 1962) de nuevo a las órdenes de Ritt, en una de sus colaboraciones más famosas, donde el actor comparte protagonismo con Richard Beymer.
Hud (Hud: El más salvaje entre mil 1963), otra vez bajo las órdenes de Martin Ritt y acompañado de los consagrados Patricia Neal y Melvyn Douglas en un drama psicológico enclavado en un ambiente rural y enmarcado en el mundo de los perdedores.
A New Kind of Love (Samantha 1963) comedia ligera dirigida por Melville Shavelson donde vuelve a coincidir con su ya esposa Joanne Woodward, y con una estupenda Thelma Ritter en esta especie de versión del clásico de Vincente Minnelli Mi desconfiada esposa (1958)


The Prize (El premio 1963) cine de intriga claramente influido por el estilo de Alfred Hitchcock y basado a su vez en un best-seller de la época, realizado por Mark Robson y coprotagonizado por Elke Sommer.
The Outrage (Cuatro confesiones 1964) de nuevo con Martin Ritt y con un completo reparto encabezado por Edward G. RobinsonLaurence Harvey y Claire Bloom, versión del clásico de Akira Kurosawa Rashōmon con resultados globales netamente inferiores.
Su consagración definitiva como estrella de Hollywood se da en 1966 con su participación en una superproducción de cine negro que hace historia: Harper, investigador privado 1966, de Jack Smight, supone una renovación formal y estilística de un género ya en decadencia pero que este film actualiza y reinventa e inicia un subgénero que recoge Frank Sinatra en su trilogía sobre el detective Tony Rome en Hampa doradaEl detective y La mujer de cemento-; es uno de los films más taquilleros del año en medio mundo, y la crítica internacional arropa un film brillante que contaba también con Lauren Bacall, Shelley Winters, Janet Leigh, Arthur Hill, Robert Wagner, Julie Harris... 
Ese mismo año, Newman rueda su único film con Alfred Hitchcock: Torn Curtain (Cortina rasgada 1966), al lado de Julie Andrews, que supone un fracaso comercial bastante inmerecido y que cuenta una interesante trama al hilo de la Guerra Fría. 


De aquí en adelante, la carrera del actor se consolida con películas de renombre y otras menos logradas pero de buena acogida: Hombre (1967) de Martin Ritt western psicológico donde Newman tiene un inolvidable duelo interpretativo con Fredric March y Richard Boone.
Cool Hand Luke (La leyenda del indomable 1967), de Stuart Rosenberg primer título del actor con este director, que será uno de sus talismanes en los 70, y todo un clásico del género carcelario de todos los tiempos, donde el actor queda inmortalizado para la historia del cine junto a George Kennedy, Jo Van Fleet y Strother Martin.


Rachel, Rachel (1968)  que supone su debut en la dirección, y una de las mejores radiografías de la condición femenina en la Norteamérica profunda, y otorga a Joanne Woodward una de sus mejores creaciones.
Butch Cassidy and the Sundance Kid (Dos hombres y un destino 1969), de George Roy Hill primera reunión de Newman con este director y con Robert Redford para uno de los films clave de los 60 que revisitaba e innovaba en el western crepuscular y lograba uno de los mayores taquillazos de la década, suponía el descubrimiento de la malograda Katherine Ross y arrasaba en la entrega de los Óscar.


Winning (500 millas 1969), de James Goldstone reuniéndose de nuevo con su esposa en un film de carreras de coches que se apuntaba a la moda iniciada desde Aquellos chalados en sus locos cacharros en 1963 o La carrera del siglo en 1964.
The Secret War of Harry Frigg (Comando secreto 1968), de Jack Smight mediocre thriller británico donde Newman sale airoso junto a Andrew Duggan y Sylva Koscinafrente a un guion bastante flojo. Wusa (Un hombre de hoy 1970), de Stuart Rosenberg (su peor película pese a trabajar con su esposa y la inevitable química entre ambos)
Sometimes a Great Notion (Casta invencible 1970) su segundo film como realizador, logrado drama familiar con los rostros de Henry Fonda, Lee Remick y el hoy olvidado Michael Sarrazin.
The Life and Times of Judge Roy Bean (El juez de la horca 1972), de John Huston en su primer encuentro con este enorme director, en un remake de la legendaria y magistral El forastero, de William Wyler, de 1940, en compañía de una madura pero todavía sensual Ava Gardner.
Pocket Money (Los indeseables 1972), de Stuart Rosenberg western otoñal infravalorado por la crítica, donde Newman trabajaba con Wayne Robson y Lee Marvin en un film luego imitado hasta la saciedad.
The Sting (El golpe 1973), de George Roy Hill que supone la segunda película de Newman-Redford y todo un fenómeno social en el momento de su estreno, basado en una obra teatral.
The MacKintosh Man (El hombre de Mackintosh 1973), de John Huston thriller casi británico no maravilloso pero redimido por la actuación de Newman, de James Mason y de la fascinante Dominique Sanda.
Punto y aparte merece su tercera película detrás de las cámaras: The Effect of Gamma Rays on Man-in-the-Moon Marigolds (El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas 1972), de nuevo con Joanne Woodward como protagonista absoluta, supone el reconocimiento de crítica y público a nivel internacional y su entrada en la historia del séptimo arte en labores de autoría.
La madurez interpretativa del actor llega con su aparición en la superproducción que, junto a la anterior Aeropuerto de 1970, inicia el subgénero de cine catástrofe: The Towering Inferno (El coloso en llamas 1974), de Irwin Allen y John Guillermin, al lado de otras estrellas como Steve McQueen, Faye Dunaway o Richard Chamberlain. 


Su siguiente proyecto es una secuela de Harper que tiene buen tono narrativo: The Drowning Pool (Con el agua al cuello 1975), de Stuart Rosenberg. 

Sin embargo, con este film se inicia una especie de declive en la carrera del intérprete, y la calidad de sus films posteriores empieza a ser más irregular: Buffalo Bill and the Indians, or Sitting Bull's History Lesson (Buffallo Bill y los indios 1976), bajo las órdenes de Robert Altman, divide a crítica y público pese a conseguir el Oso de Oro en el Festival de Berlín y a la innegable calidad de algunas escenas y a su gran reparto (Joel Grey, Geraldine Chaplin, Harvey Keitel...) 
Slap Shot (El castañazo 1977), de George Roy Hill, sólo consigue atrapar al público medio con una historia sobre el hockey donde Newman depura su método interpretativo para los papeles ligeros y brilla al lado de Melinda Dillon y Michael Ontkean.
When Time Ran Out (El día del fin del mundo 1980), de James Goldstone, intenta resucitar un cine de drama-catástrofe que, como mayor reclamo, empieza a caer en el olvido, con William Holden, Jacqueline Bisset y Burgess Meredith. 
Fort Apache, The Bronx 1981, de Daniel Petrie, es un mero vehículo de lucimiento para el actor, de convencional trazado pero con un par de escenas memorables y excelente interpretación de Edward Asner. 
El telefilm The Shadow Box (La caja oscura 1980), que continúa su línea de cine comprometido en la dirección, esta vez tratando la historia de las personas que sufren enfermedades mentales, y Absence of Malice (Ausencia de malicia 1981), de Sydney Pollack, drama político donde Newman borda en un cambio de registro un papel de (presunto) cínico-liberal-corrupto emparejado a la siempre destacada Sally Field.
En 1982 el cotizado actor resurge para ofrecer una de las mejores interpretaciones de toda su carrera, nominación al Óscar incluida, en la fenomenal The Verdict (Veredicto final 1982), de Sidney Lumet. Basada en un guion de David Mamet y con estructura teatral, Lumet construyó una pieza de enorme solidez, contundente y patética que deslumbra por su sencillez narrativa, los grandes trabajos de los inmensos Charlotte Rampling, Jack Warden, James Mason yMilo O´Shea y su confeso coqueteo con el eterno cine de perdedores, tan querido por el cine norteamericano clásico. La historia de un abogado fracasado que se encuentra con un caso fácil en apariencia pero con trasfondo de poder -sin comparar con cómo se hubiese rodado en plan telefilm de sobremesa-, logra conmover de principio a fin.
Tras este alabado papel, Newman reactiva su carrera y logra la respetabilidad definitiva con Harry and Son (Harry e hijo 1984) parcial autobiografía en sus relaciones con su hijo mayor, con el que salda cuentas a través de la realización del film y sobre todo, con la revisitación de El buscavidas que Martin Scorsese le brinda en 1986: The Color of Money (El color del dinero 1986) le hace ganar un merecidísimo Óscar al mejor actor, a la par que su último gran trabajo en pantalla. 

En 1987 rueda su último film hasta la fecha como director: una adaptación de The Glass Menagerie (El zoo de cristal 1987) de Tennessee Williams que recibió buenas críticas y que, ciertamente, se ve con interés por resultados y reparto (Joanne Woodward, Karen Allen y John Malkovich).
Desde entonces, el actor ha seguido rodando films, la mayoría en colaboraciones de lujo o papeles principales, entre los que destacan títulos como Fat Man and Little Boy (Creadores de sombra 1990), de Roland Joffé, la preciosista pero poco valorada Mr. and Mrs. Bridge (Esperando a Mr. Bridge 1990), de James Ivory

La costumbrista Nobody's Fool (Ni un pelo de tonto 1994), de Robert Benton; el excelente thriller con aroma de clásico Twilight (Al caer el sol 1998), del mismo director (con un magnífico Newman secundado por Susan Sarandon y Gene Hackman), y la magnífica y nada despreciable Road to Perdition (Camino a la perdición 2002) de Sam Mendes, junto a Tom Hanks y Jude Law.

Por su aspecto bien parecido y sus hermosos ojos azules, Newman pudo haber sido un importante actor de cine romántico, pero buscó algo más que eso. Newman fue uno de los pocos actores que tuvieron una buena transición entre el cine convencional y moralista de los 50, y el cine más libre y comprometido de finales de los 60 y 70.
Una de sus últimas apariciones corresponde al film de animación de la productora Pixar Cars, en la cual aporta voz a Doc Hudson, uno de los personajes. 

Galardones

Paul Newman ha sido nueve veces nominado al Óscar de la Academia como actor: La gata sobre el tejado de zinc caliente (1958), El buscavidas (1961), Cuando se tienen veinte años (1962), Hud, el más salvaje entre mil (1963), La leyenda del indomable (1967), Veredicto final (1982), El color del dinero (1986), Ni un pelo de tonto (1994) y Camino a la perdición (2002) (candidato al Óscar al mejor actor de reparto). Su Óscar conseguido por el film de 1986 llegó un año después de que recibiese el Óscar honorífico por sus "múltiples y memorables interpretaciones en pantalla", y el actor reconociese perder la esperanza de obtener uno "de verdad" por una sola interpretación. Además fue candidato en una ocasión como productor por Rachel, Rachel. En 1994 se le concedió el premio especial de la Academia, Premio Humanitario Jean Hersholt.
También fue nominado en 2003 al Emmy por su interpretación en Our Town, y en 2005 ganó el Premio Emmy al mejor actor de reparto por su papel en la lujosa miniserie Empire Falls. En 2006, ganó el Globo de Oro como mejor actor de reparto por la misma actuación.
En 1982, Paul Newman fundó una línea de productos alimenticios, llamada Newman's Own, que se hizo famosa por una marca especial de aliño para ensaladas. Todos los beneficios obtenidos a través de la misma fueron donados a caridad. A fecha de 2006, se estima que la franquicia ha superado los 200 millones de dólares en donaciones. Poseía un restaurante de comida ecológica cerca de su casa de Westport, en Connecticut, llamado Dressing Room.

Hombre de gran conciencia política y social, también fue conocido por su activismo político. En una ocasión dijo que el ‘más alto honor’ que recibió en su vida fue haber sido incluido por la Casa Blanca en el número 19 en la lista de los enemigos del presidente Richard Nixon.  Impulsó en memoria del hijo de su primer matrimonio, Alan Scott Newman (1950-1978), fallecido de sobredosis, el Centro Scott Newman dedicado a auxiliar y proteger a personas víctimas de la droga. Perteneció a la Alianza para la Defensa del Medio Ambiente.

Paul con su hijo Scott
En 1978 representó a su país ante la Organización de las Naciones Unidas en la Conferencia para el Desarme. En 1990 fue nombrado "padre del año" por UNICEF y propuesto como candidato a gobernador de Connecticut por el congresista demócrata Benjamin de Zino.
Además, fundó una serie de campamentos de verano para niños y niñas con enfermedades graves, donde utilizan la diversión y la sonrisa como tratamiento para sus dolencias. Gracias a esta iniciativa, 15.000 niños disfrutan cada año del ocio y bienestar que ofrecen Hole in the Wall Camps. Son gratuitos, subvencionados por más de 42.000 entidades y personas de todo el mundo. Desde que comenzaron su actividad más de 114.000 niños han pasado por estos campamentos, en los que cada verano colaboran de manera gratuita más de 7.500 voluntarios.
Newman se interesó por el deporte del motor por primera vez, a pesar de ser daltónico, durante el rodaje de la película Winning en 1968. Su primera competición profesional se produjo en 1972, en Thompson, Connecticut. Participó en las 24 Horas de Le Mans de 1979, terminando segundo con un Porsche 935, siendo compañero del alemán Rolf Stommelen.
Se mantuvo siempre ligado al mundo de la competición, participando activamente. Entre los años 1970 y 1990, condujo para el equipo Bob Sharp Racing, sobre todo en carreras de Fórmula Nissan, logrando numerosas victorias y campeonatos. A los 70 años, se convirtió en el piloto más longevo que formaba parte del equipo ganador en una carrera de alto nivel, en 1995 en las 24 Horas de Daytona
En 1983, Newman fue también cofundador junto a Carl Haas del Newman/Haas Racing, uno de los equipos de CART más exitosos.

El 25 de mayo de 2007, a sus 82 años, anunció su retirada definitiva del mundo del cine. A principios de 2008 se le detectó un cáncer de pulmón y, según los médicos, le quedarían semanas de vida A primeros de agosto, la noticia parecía confirmarse: a Newman le quedaba poco de vida y deseaba pasarla con los suyos. Fallecido a la edad de 83 años, rodeado de su familia, en su casa de Westport, Connecticut.



Fuentes texto:

La biografía by Shawn Levy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for 

WordPress, Blogger...