Focaccia al aroma de salvia

Se desplomó la tarde casi a traición, con un aliento frío y un manto púrpura que resbalaba entre los resquicios de las calles.

Carlos Ruíz Zafón
La Sombra del Viento


Sonando: Sexy Sadie versión Paul Weller   ( Stanley Road  10th Anniversary Edition 2005)



Para 2 focaccias de unos 30 cm de diámetro
Para la masa:
  • 10 g de levadura fresca
  • 125 ml de agua tibia
  • 500 g de harina común y un poco más para espolvorear
  • 1 cucharada de sal
  • 250 ml de agua fría
  • 2 cucharadas de aceite de oliva y un poco más para pincelar la masa
Para dar sabor:
  • Aceite de oliva
  • Sal marina gruesa
  • Un poco de salvia

Ponemos la levadura con la mitad del agua tibia y dejamos reposar unos 10 minutos o hasta que se forme espuma.
Mezclamos 125 g de harina con la sal y hacemos un hoyo en el centro, agregamos el resto del agua tibia, el agua fría y el aceite a la levadura y echamos la mezcla en el hoyo.
Vamos incorporando poco a poco la harina al liquido, hasta que lo absorba. Agregamos otros 250 g de harina y seguimos hasta que la masa esté demasiado dura como para revolverla entonces la pasamos a nuestra mesa de trabajo ligeramente enharinada Es posible que tengamos que añadir un poco más de harina de la indicada, es mejor hacerlo poco a poco, dejando que repose unos minutos de vez en cuando para que la masa quede mejor. Amasamos con los nudillos unos 8 o 10 minutos hasta que forme un bollo suave y elástico. Ponemos el bollo en un bol ligeramente aceitado y cubrimos con un paño limpio. Dejamos en un lugar tibio y sin corrientes de aire, un par de horas hasta que suba el doble de su volumen.
Una vez levado, pasamos el bollo a la mesa de trabajo y aplastamos con los nudillos para quitarle el aire. Amasamos durante varios minutos hasta que se ponga elástico y dividimos el bollo en dos, manteniendo tapada una de las partes mientras trabajamos la otra.


Pincelamos con aceite una bandeja de horno, y vamos dándole a la masa forma redondeada, la ponemos sobre la bandeja y dejamos tapada unos 30 minutos más.
Una vez transcurrido ese tiempo, con los dedos practicamos unos hoyos sobre la focaccia para que en ellos se acumule el aceite de oliva con el que rociamos la masa, y luego espolvoreamos con la sal gruesa y la salvia muy picada.


Metemos al horno precalentado a 200ºC durante unos 15 minutos. Dejamos entibiar sobre una rejilla y ya podemos disfrutar de nuestra focaccia.
La focaccia sirve como pan para acompañar una comida, la diferencia básica con una pizza es el espesor, la focaccia es bastante más gruesa que la pizza, y por supuesto no tan elaborada respecto a los ingredientes. 


Podéis probar y sustituir la salvia por romero, orégano, ajo, etc

Idea menú cena para cuatro: 
Como la masa es la misma que la de una pizza, podéis preparar una focaccia para acompañar los aperitivos o antipasto, una ensalada  y una pizza más elaborada como plato principal.




Sexy Sadie  Paul Weller

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for 

WordPress, Blogger...